Seguidores

jueves, 17 de enero de 2013

Voy a luchar...


  Un día como hoy, en esos en los que me siento sola, apenas tengo ganas de comer, y el sueño la verdad es que parece ser que no tiene ganas de vencerme. Un día como el de hoy, de esos en que las personas nos sentimos como si estuviéramos fuera de lugar, como si sobráramos. Días en los que nos sentimos engañados, solos, tristes, apáticos, defraudados...

Sí, hoy sin duda es uno de esos días. Pero hoy no pienso bajar la cabeza como en otras ocasiones quizás pude hacer. Hoy he decidido que voy a ser fuerte, he decidido seguir adelante aunque las críticas y los comentarios de la gente broten de manera inminente ante mi actitud. He decidido que voy a abrirme a esos que de algún modo han mostrado cierto interés por mi persona, esos que aunque sin conocerme me han tendido la mano para ayudarme a seguir caminando. Dicen que la prosperidad hace amistades, y que las adversidades las prueban. Yo creo que esa frase es una verdad como una catedral, y hoy me he dado cuenta de quienes son esos a los que la compañía de mi persona les resulta agradable y la aprecian.

Muchos creen conocerme, pero creo que pocos lo hacen verdaderamente. Escucho con frecuencia comentarios acerca de mi persona que para nada tienen que ver con lo que soy. Queridos, nunca habéis pretendido conocerme, así que no sirve de nada que tratéis de entender como soy porque no conseguiréis hacerlo. Creéis que soy de una determinada manera y desafortunadamente tratáis de encasillarme dentro de unos parámetros que no reflejan lo que mi persona guarda dentro de sí. Y sí, lo digo porque muchos me han tachado de fría, borde o antisocial, pero, ¿tenéis motivos para decirlo? ¿Os habéis parado alguna vez a intentar conocerme?

Mi madre siempre me dijo que es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio, y no le falta razón. La gente actúa como si de jueces se tratarán. Formulan veredictos en los que tachan, encasillan y etiquetan sin parar. Y lo peor no es que quizás en lo que dicen puedan tener parte de razón, sino que sus críticas hacia los demás son esas que en ocasiones ellos tendrían que aplicarse. Desgraciadamente todos dicen odiar los prejuicios y las etiquetas, pero la mayoría de ellos las ponen a su antojo.

Por suerte no todo el mundo es igual. Siempre hay algún desconocido que apuesta por ti. Alguien que confía en ese fondo interior que todos tenemos, pero que pocos afortunados conocen. Sí, y yo sé de personas que han apostado por mí. Y lo agradezco. Sólo por ellas ya merece la pena seguir adelante en esta batalla. Personas que en ocasiones sin apenas conocerme han estado ahí, brindándome su tiempo y su cariño. Son a esas personas a las que quiero conservar. Quiero cuidar una amistad que como ya dije antes se creo en la prosperidad, pero que fue en la adversidad cuando llegó la prueba definitiva. Todos somos débiles en algún momento, y yo quiero ser ese apoyo. Ellos confiaron en sacarme del lodo cuando estuve hundida y creí que no podría salir. A fin de cuentas creo que en eso nos parecemos todos. Siempre decimos “Saldrás” pero cuando nos llega a nosotros creemos que es imposible.

Quiero luchar. Hoy quiero luchar. No pienso hundirme por mucha tierra que me echen por encima. No pienso flaquear ante las críticas hacía mi persona, mucho más cuando son críticas que en ocasiones no tienen sentido alguno. Hoy voy a creer que soy alguien importante, que tiene algo de valor todo lo que estoy haciendo, y que no soy tan mierda como mucha veces me han hecho creer. Hoy quiero luchar, seguir adelante con una sonrisa de oreja a oreja y hacerles ver a esas grandes personas que un día estuvieron ahí que si eso es así, en gran parte es por ellos. Quiero luchas, y lo digo... VOY A LUCHAR.

martes, 1 de enero de 2013

FELIZ 2013 GUAPURAS!!


"Al comenzar un nuevo año y tratar de beneficiarnos con una visión apropiada de lo que quedó atrás, les ruego que no insistan en el recuerdo de los días que no volverán ni en un vano anhelo del ayer, por muy bueno que ese ayer haya sido. El pasado es para aprender de él pero no para vivir en él. Miramos atrás con el deseo de reclamar las brasas de las experiencias radiantes pero no las cenizas. Y una vez que hayamos aprendido lo que tengamos que aprender y que guardemos con nosotros lo mejor de lo que hayamos experimentado, entonces miremos adelante y recordemos que la fe siempre señala hacia el futuro."

Jeffrey R. Holland