Seguidores

lunes, 31 de diciembre de 2012

UN 2012 MÁGICO.

UN 2012 MÁGICO... Y TODO GRACIAS A VOSOTROS



Durante el 2012 aprendí que hay gente con la que podré contar hoy y siempre, y otras con las que simplemente sólo podré contar para lo bueno. Descubrí que es cierta esa afirmación de que "grandes amigos pueden convertirse en grandes desconocidos, y viceversa". Que no todo es blanco o negro, sino que también hay una amplia gama de grises. Que las sonrisas pueden cambiar el mundo. Fui consciente de que no hay mal que por bien no venga, o que es cierto que la unión hace la fuerza. Me di cuenta de que con esfuerzo todo se consigue, y que el "imposible" es una barrera que nos imponemos nosotros mismos cuando no nos vemos lo suficientemente capacitados para luchar por un sueño. En 365 días (bueno 366, que este año ha sido bisiesto) he tenido grandes momentos de felicidad y otros muchos de tristeza. He podido reír hasta que me dolían todos los músculos del cuerpo, o llorar hasta quedarme sin lágrimas. He hecho alguna que otra locura, y me he arriesgado en ocasiones por alguien que no se lo merecía. He vivido grandes tardes junto a grandes personas. He disfrutado de mis grandes pasiones: el balonmano y la música. He indagado un poco más en mi interior y me he dado cuenta de que soy más fuerte de en lo que en ocasiones me creo que soy, pero que también soy una exagerada de mucho cuidado y pienso que a la mínima de cambio el mundo se me va a venir encima, y así hago de un grano de arena una montaña. Ha sido un año en el que disfrutado con el deporte: mi equipo ascendió a la ASOBAL, el Real Madrid ganó la liga, aquellas medallas en balonmano y waterpolo en los juegos...

En 2012 he reído, he llorado, he perdonado lo que parecía ser imperdonable, he tropezado y he conseguido levantarme, me he equivocado y he aprendido de mi error. Muchas personas han salido de mi vida, y otras han entrado pisando fuerte para quedarse. Me han fallado, y quizás en algún momento ya también pude fallarle a alguien. Me han dado grandes abrazos que nunca olvidaré. Y he descubierto que un abrazo puede decir muchas veces más que un beso. He tenido que dejar mi orgullo a un lado cuando no quiera perder a alguien que verdaderamente mi importaba. Me han recordado constantemente que soy muy grande y que tengo que valorarme más, aunque yo todavía estoy en proceso de acostumbrarme a hacerlo. He visto que estoy muy loca, pero que muchas veces esos puntos de mi locura son capaces de alegrarle el día a alguien. Que me gusta tanto el balonmano que tengo miles de recortes de periódicos que mis amigos y compañeros me dan porque al leer una noticia recordaron mi nombre. Que siempre que digo "Nunca más" no lo cumplo. Que si toca hacer el gilipollas y el tonto un rato se hace sin importar lo que los demás piensen. Que soy yo la dueña de mi vida. 

Si algo tengo claro es que no me gustaría que 2012 se acabara. Ha sido de esos años en que he vivido más cosas buenas que malas. Un año en el que muchos de mis sueños se han cumplido. Ha sido un año esplendido que siempre quedará en mi memoria por ser el año que cumplí los 18, que me fuí de casa a estudiar fuera y en el que conocí a grandes personas... No quiero que se acabe, pero sé que es ley de vida que el tiempo siga su curso y 2012 ya se está marchando. Sé que poco a poco sus últimas horas comienzan a consumirse y que esta noche sentada a la mesa con todos esos a los que quiero con locura me emocionaré al recordar todos y cada uno de los momentos vividos. 

GRACIAS 2012 POR HACERME TAN FELIZ. NUNCA TE OLVIDARÉ.

























Por último, gracias a todos... a todos los que hicisteis de este blog lo que hoy en día es. Espero seguiros viendo por aquí porque sois los mejores. Espero que terminéis el año de la mejor manera posible y ¡FELIZ 2013!


HASTA EL AÑO QUE VIENE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario