Seguidores

domingo, 16 de septiembre de 2012

ARS Palma del Río-Barcelona


La semana había sido frenética. El ritmo al que las cosas transcurrían era impresionante. El verano se estaba marchando demasiado rápido, pero realmente ahora es lo que toca. Tenía muchas ganas de que llegara el sábado. Además era día quince. Mejor, los días quince de cada mes suelen traerme suerte. Podría contaros cómo ha sido mi semana, pero os aseguro que el ritmo acelerado al que tendría que contarlo terminaría por agobiaros, y es que últimamente mis días pasan así... volando.

El sábado llegó pronto y con él todo mi nerviosismo y me felicidad. A veces me temblaba hasta la pierna. ¡Uf, signo de nerviosismo extremo! La noche no podía haber ido peor, pues os aseguro que como mucho dormí tres horas, y no precisamente porque me acostara tarde.



La mañana de sábado fue también rapidísima. Recoger las llaves del piso, limpiar un poco, decorar lo que podamos... y vuelta de nuevo a Palma. Comer, dormir un poco la siesta para paliar un poco los efectos de las pocas horas de sueños de la noche anterior y a preparase para irse. ¡Por fin! El primer partido de liga en casa. Que ganas tenía de que llegara ese momento. Y nada más y nada menos que contra el Barça. Cojo mis cosas, y uno de los abanicos que tengo por encima de mi escritorio. Me da a mi (no me da, lo sé por experiencia) que allí va a hacer demasiada calor. Pues eso, vamos que nos vamos. Montamos en el coche y pronto estamos allí. Bajar del coche y sonreir al ver que de nuevo están allí todos los de siempre. Todavía no han abierto las puertas y nos paramos a charlar por allí. Nada mas abrir entramos y nos vamos para nuestro sitio. Aunque los asientos no están numerados desde siempre me he sentado en ese asiento, y es mi sitio (bueno, relativamente jajaja). He probado a ver partidos desde otros ángulos del pabellón, pero no me resulta agradable. Así que me siento donde siempre y uno por uno, poco a poco, algunos jugadores se animan a salir a calentar. Los miro como siempre, analizando. Es costumbre, y a veces incluso no sé que analizo, pero tiene efecto. Muchas veces con sólo mirar a una persona, puedo llegar a saber mas que hablando con ella.



Pues nada, es pronto todavía queda mucho para que empiece el partido. Me entretengo como puedo, mirando, me río, observo, analizo... La pista está genial. Gran trabajo el de esos que llevan ahí toda la semana averiguando y montando. Veo a los jugadores del Barça y los miro, y pienso en cuantas veces los he visto por la tele. Hace mes y medio a muchos de ellos los veía en los Juegos Olímpicos, ¿y ahora? Están ahí. Me acuerdo de muchas personas, muchos momentos, muchas frases... Cuanto tiempo llevo ahí. He vivido tantos momentos. Pienso en cuantos partidos me he perdido en estos años. DOS. Uno fue porque estaba en Francia, y otro porque estaba en Picos. Se van a vestuarios y me nota el tembliqueo de la pierna de nuevo. Yo y mis nervios, mis nervios y yo. Es muy típico.











Cuando los jugadores salen por fin siento como si el pabellón se viniera abajo. El ruido es ensordecedor y a mi memoria viene el día del ascenso. ¡Que recuerdos! Joder, aquel día lo tengo tan grabado que me acuerdo de prácticamente todo, y eso que a mi olvidar algunas veces se me da demasiado bien ;P Y joder, que no me puedo creer que mis ídolos ahora son rivales. Víctor Tomás, Gurbindo, Saric, Sterbik, Entrerrios... Enserio, aquella sensación es fantástica. Es una recompensa para todos aquellos que han estado allí. Me veo allí aplaudiéndoles y posteriormente salen los nuestros. Tengo las manos rojas de aplaudir, pero eso me pasa siempre. Empiezo a pensar que mi alegría y efusividad son perjudiciales para mis manitas, pero bah a los dos minutos están como nuevas, así que yo sigo aplaudiendo.

Empieza. Lo reconozco cuando al principio comenzaron a tomar distancia en el marcador me pareció muy injusto. Era demasiado cruel que el partido terminara ahí, que todo acabara tan pronto.  Llevábamos esperando este día tanto tiempo, y los chavales tenían tanta ilusión que ver eso me costaba. Pero por suerte no fue así, los nuestros consiguen empatar. ¡Madre mía, que sensación! No puedo nada más que sonreír, aunque sé que eso va a cambiar. Aunque al descanso ya nos marchamos perdiendo. La segunda parte fue demoledora. Las contras de Victor Tomás, unidos a los tantos de Aguirrezabalaga. En fin, aquello ahora si que estaba finiquitado desde el momento que comenzaron a marcharse. 14 tantos. Tocaba disfrutar de lo que quedaba.



Se perdió. Es cierto, pero un partido no es la liga. Yo soy de esas que piensan que las cosas no están perdidas hasta que algo acaba. Queda mucho por jugar y por disfrutar. Y sé que este año voy a disfrutar igual o más si cabe que como años atrás llevo haciendo. Además, que hoy puedo decir que he visto a los porteros de mi equipo pararles un 7 metros a Victor Tomás y Juanín García. Puedo decir que he visto a mis jugadores, esos que tanto tiempo llevo viendo ahí marcarles un gol a Saric o Sterbik, que a mi juicio (y puede haber otras opiniones) son la mejor portería de Europa... Además me he acordado mucho de N. que hace unos años me dijo que era cuestión de tiempo que el equipo llegara alto. Y N. tuvo razón, cuanta razón. 

Fue un buen partido, aunque si que tengo una pequeña crítica. Oí críticas y gritos que increpaban la salida de un jugador a la pista. Y digo oí porque la gran parte de esos que gritan y se quejan muchas veces por todo, y tienen respeto y educación cero se encuentran detrás de mi. Creo que no es nada justo, ya que si ese chaval está ahí es porque se lo merece. Y yo, sinceramente me alegro mucho de que esté ahí. Creo (oye que es mi opinión) que ese chico se lo ha ganado a pulso. A ver, que puede gustar más o menos su trabajo, y es que como bien me dice siempre mi madre para gustos los colores. ¿Pero de ahí a molestarse por esa salida? No lo veo nada justo. Así que por mi parte enhorabuena que se lo tiene mericidísimo.  Y que oye, que si se equivoca y lo hace mal, pues olé él, o ¿es que ahora no vamos a poder fallar? Nada, nada... mejor me callo que ya estoy demasiado nerviosa xD

Ahora solo queda ver que pasa esta semana que jugaremos en León, y en una semanita y media estaremos viendo el Atlético de Madrid. Pinta bien, ¿verdad? Ya traeré fotos. Hasta entonces me marcho. Un saludo enorme. Bye bye, chicuelos. Feliz Semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario