Seguidores

jueves, 23 de agosto de 2012

Balonmano.


El balonmano es mucho más que un deporte, es un sentimiento, una filosofía quizás. Tú no vas a ver un partido de balonmano, vas a disfrutarlo. Balonmano es ese deporte que te atrapa, y poco a poco comienzas a llevarse dentro, muy dentro, en un pequeño hueco de tu corazón sólo reservado para él. No es sólo pegar una voz y ofuscarse cada vez que el arbitro pita una decisión que a tus ojos parece errónea, o celebrar el gol de tu jugador favorito. Es mucho más que eso. 



Yo tengo la suerte de poder disfrutar del balonmano. Y digo suerte, porque aunque muchos no lo crean el hecho de poder ser participe de este deporte para mi es una suerte. Disfruto a cada milésima de segundo que corre el tiempo, con cada salto, con cada gol. Mis oídos se deleitan con el sonido que producen el balón al chocar contra la portería, la parada del portero, el bote en suelo, o los murmullos de la gente cuando un jugador roba un balón y va al contraataque. También con cada grito de aliento en las dificultades, cada palabra de impotencia, cada cántico de victoria, o cada aplauso de ánimo en la derrota. Disfruto de cada siete metros o golpe franco. De cada gol. De cada victoria, y de cada derrota. Sonrío por cada gesto, cierro los ojos y escucho esos sonidos tan característicos de un pabellón entregado a su equipo. Me colocó mi bufanda y siento mis colores. Me frustro cuando veo que voy a faltar a un partido, si tengo un compromiso lo zanjo antes y cojo mi bufanda y me dirijo de nuevo al pabellón con la mayor de mis sonrisas, me emocionó al ver que un lanzamiento imposible se cuela en la portería. Agradezco a cada jugador el hecho de que haya estado ahí, me alegro por los que están y a por los que se fueron.  Por los buenos, y por los malos. Disfruto del arte de fintar a un rival. De tirarse una tarde entera viendo partidos de todas las categorías posibles habidas y por haber.
Balonmano es no rendirse cuando un partido parece perdido, es luchar hasta el último segundo por conseguir una remontada que casi nadie ve posible pero que todos sueñan con presenciar. Es saber estar a la altura tanto en la victoria como en la derrota. Encajar las derrotas como enseñanzas, y las victorias como la aplicación de las mismas. Es respeto. Es felicitar al rival en las buenas acciones. Es alegrarse en las victorias, y consolar al rival en las derrotas, y viceversa. 

Es risa, llanto, efusividad, nervio, impotencia, lucha, coraje, valentía, decisión, solidaridad, arte, superación, amistad, odio, perdida, ganancia, ritmo, presión, amor, miedo, dolor, vida, furia, temor...

Mirad, yo soy de esas que piensa que no hay mal que por bien no venga. No es que mis últimos años hayan sido muy buenos. Por unas cosas o por otras yo no me sentía bien. Yo había veces que no tenía ganas de nada. Sin embargo sacaba un poquito de fuerza para ir al balonmano, y me gustaba porque al terminar el partido yo salía de allí como nueva. Me sentía mucho mejor. En cada partido puedes recoger una enseñanza, y muchos dirán que estoy loca, pero os aseguro que yo aprendía a sacar enseñanzas de las victorias y derrotas, de los fallos y aciertos, de las idas y venidas... y me siento orgullosa y feliz pues lo que me ha dado este deporte no me lo han dado otras cosas. He conocido a gente maravillosa, he aprendido enseñanzas que se graban muy hondo, me he reído muchísimo, y guardado anécdotas que a día de hoy todavía considero inexplicables. He estado en comuniones y me he ido antes sólo por que había un partido de balonmano, me he tragado uno o incluso tres partidos seguidos en una tarde y en ocasiones estando mala con fiebre. Pero es parte de mi.

Soy una afortunada (yo me considero así) por haber podido disfrutar de los ascensos, pero también de los sucesos desafortunados de mi equipo. Y a día de hoy puedo decir que estoy orgullosa de mis colores. Que soy del ARS Palma del Río, que en menos de un mes estaremos jugando en la máxima categoría del deporte español conocida como ASOBAL, y que siempre he disfrutado pero que este año va a ser espectacular. Y que aquí, está la demostración y una de las enseñanzas de este deporte: "Trabaja duro y lucha por tus sueños, porque tarde o temprano terminan llegando"


Chicos sé que este texto está especialmente dedicados a los amantes de este deporte. Pero os pido que en lugar de balonmano pongáis lo que más os guste en este mundo ;) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario