Seguidores

sábado, 28 de julio de 2012

Lo bueno por lo mejor.


A veces las personas cambian o simplemente se muestran como son realmente para que comprendas que no tienen lugar en tu vida. Otras veces las cosas salen mal, y tú te enfadas y te encierras en ti, hasta comprender que tendrías que haberlas valorado cuando todo iba verdaderamente bien. En otras ocasiones te caerás para que aprendas que en este camino que te ha tocado vivir hay que levantarse cueste lo que cueste. Habrá momentos en los que la gente te fallará y te mentirá y tú, como una tonta, maldecirás el haber confiado tan rápido y ciegamente en esas personas.  En ciertos momentos habrá personas que te abandonen, y tú comprenderás que fue inútil tenderles la mano, cuando ellos no buscaban nada en tu amistad. Pero, ¿sabéis? Una vez me dijeron que las cosas se terminan, se marchitan o mueren, pero eso no significa que el final este cerca. Cuando las cosas buenas terminan, después siempre viene algo mejor. 



viernes, 27 de julio de 2012

Nunca se fracasa...

-¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaarg!-grita.
La mira. Su nieta está roja de rabia. Sonríe y se acerca a a ella.
-¿Que te pasa?-pregunta con suavidad.
-¿Que que me pasa, abuelo? Pues que he intentado arreglar este aparato por lo menos veinte veces y en todas he fracasado. Soy una estúpida, no sirvo para esto.
Lo tira al suelo con rabia. Está cansada, y no tiene ganas de volver a intentarlo. Él se agacha y lo recoge. Lo vuelve a poner frente a ella.
-No, cielo. No has fracasado ni una sola vez. Tan sólo has aprendido una nueva manera de como no debes hacerlo. Pues la mismo ocurre con la vida. En esta vida nunca se fracasa, sólo se aprende una manera incorrecta de lograr el éxito. 

martes, 24 de julio de 2012

Futuro

Futuro. Temido tiempo para muchos, ansiado espacio para otros. ¿Quien sabe lo que el futuro nos tiene deparado a cada uno? Y sobretodo, ¿quien sabe cuando llegará? Quizás pasen segundos, minutos o horas antes de que nuestro futuro más inmediato nos sorprenda, pero también pueden pasar días meses y años... quien sabe.


Futuro. Para algunos importante, para otros inútil. Sueños del mañana, que quizás se conviertan en vivencias del hoy. Aprobar la selectividad y entrar en tu carrera, casarse con la pareja de tus sueños, hacer el viaje que siempre soñaste o simplemente ser feliz.


Futuro. Nunca sabes si estás preparado para lo que el futuro en cooperación te tienen deparado. Quien sabe, a lo mejor tus sueños e ilusiones se cumplen. Pero también pueden verse truncadas por los caprichosos juegos del azar.


Nadie sabe lo que pasará en un futuro. No hay bolas de cristal, ni espejos mágicos. Un día llega y ¡Plaf! Te sorprende. Cambios y decisiones. Tomar un camino u otro, y todo eso si se te da la opción. Madurar a pasos agigantados dejando todos tus cuentos encerrados en una vieja caja de cartón. 


Futuro, destino o azar... llámalo como quieras. Futuro del que tú eres dueña. Como de un caballo al que tomas por las riendas. Aunque claro, éste siempre puede tirarte al suelo. Futuro con el que debes intentar hacer lo que tu corazón te diga. Simplemente eso. Recuerdalo siempre. Sea pasado, presente o futuro...






       Live your dreams

Livyour future





Cosas de mi amiga x)

 #100thingsaboutme

1.      No hay día que no me cague en la puta distancia ya que mis dos mejores amigos no viven en mi pueblo.
2.      La gente dice que canto bien, pero yo no lo creo así.
3.      Me encanta descubrir nuevos libros, música o películas.
4.      Soy un bichito
5.      Mi número favorito.
6.      Soy un nervio puro, no paro quieta ni un segundo.
7.      Estoy aprendiendo a tocar el piano.
8.      El primer día que tuve el piano conmigo aprendí a tocar la canción de Stereo Hearts. Tardé una tarde. Al día siguiente me lancé con Someone like you.
9.      Me acabo de graduar en Segundo de Bachillerato.
10.  Adoro el balonmano.
11.  Mi sueño siempre ha sido desde mucho tiempo atrás viajar a Italia.
12.  Odio la hipocresía, y desgraciadamente en esta sociedad abunda mucho.
13.  Me encanta recibir cartas.
14.  Uno de mis mejores amigos me dice Pikachu porque soy rubia.
15.  Todo el mundo me pregunta que si me he pintado el pelo o tengo mechas.
16.  Estoy harta de responder que es mi pelo natural.
17.  Nunca he estudiado para un examen de inglés, sin embargo siempre he sacado buena nota.
18.  No podría vivir sin música.
19.  Me encanta leer.
20.  Entre mis libros favoritos se encuentran La sombra del viento, Marina y Tengo ganas de ti.
21.  Me estoy sacando el carnet de conducir.
22.  Soy muy muy muy insegura, y esto me trae muchos problemas.
23.  Hace unos años hice un teatro. Tuve que hacer de Ricitos de Oro.
24.  Ni bebo, ni fumo y aunque a muchos les cueste creerlo me lo paso de puta madre.
25.  Odio a esos adultos que te consideran mayor para todo, menos para opinar.
26.  Desde pequeñita he sentido una increíble atracción por la astronomía.
27.  Llegué a distinguir las constelaciones una por una
28.  Mis colores favoritos son el verde y el azul cielo.
29.  No me gustan mucho los dulces.
30.  Me he mostrado siempre como soy.
31.  Me han criticado por eso mismo.
32.  Odio a la gente que no se atreven a ser ellos mismos por el miedo al rechazo.
33.  No me gusta la soledad.
34.  También me gusta mucho el fútbol.
35.  Nunca he viajado en avión, aunque me gustaría.
36.  Nunca he hecho nada por destacar. Haga las cosas porque me gustan.
37.  Estoy súper orgullosa de ser Andaluza.
38.  Desde que empecé a estudiar Hª del arte me cuesta no analizar los edificios, esculturas o cuadros.
39.  Hecho de menos la época en la que existía El Canto del Loco y no Dani Martin y David Otero por separado.
40.  Soy capaz de aprenderme 100000000000000 letras de canciones en cualquier idioma, pero no de aprenderme la teoría de filosofía.
41.  Soy fan de las noches de verano
42.  La gente dice que parezco más pequeña de lo que soy.
43.  Tengo pocos amigos, pero los que tengo sé que son verdaderos.
44.  No me considero rara.
45.  Me encanta llorar de felicidad.
46.  También lo flipo cuando me duele la barriga de tanto reírme.
47.  De pequeña tenía FOBIA a la sangre. Ahora ya no.
48.  Mis compañeras de habitación y yo en el campamento organizamos una boda.
49.  La novia fui yo, y mi velo era de papel higiénico, pero molaba mucho.
50.  Los libros me atrapan como si de la realidad se tratara.
51.  Odio las faltas de ortografía.
52.  Me chiflan las galletas de limón.
53.  En menos de un mes cumpliré 18 años.
54.  Me metí en blogger porque ciertas personas querían que me pusiera a escribir.
55.  Escribir para mi es un hobbie.
56.  No me gusta la gente que se cree superior a los demás.
57.  Mi objeto más preciado es una pelota de balonmano. La conseguí en un Barça-Ciudad Real. Es mi pequeño tesoro.
58.  Tengo una cajita en la que guardo cartas y notitas que me gusta releer.
59.  Me cuesta mucho expresar lo que siento hablando.
60.  Sin embargo, escribiendo me sale sólo.
61.  Me han reñido muchas veces por no querer presentarme a certámenes literarios.
62.  Ni soy perfecta, ni querré serlo.
63.  Retraso la alarma del móvil 1500 veces antes de despertarme x)
64.  Cuando alguien me dice “no lo conseguirás” me esfuerzo por conseguirlo para callarle la boca.
65.  Soy muy orgullosa
66.  Y cabezota.
67.  Para mi un héroe es un bombero que arriesga su vida por la de los demás.
68.  No soy nada coqueta.
69.  Lloro con mucha facilidad. Cualquiera pueda sacar mi fibra sensible.
70.  Me encanta decir cosas en latín para que mi hermano no me entienda.
71.  Odio los estereotipos.
72.  Me encantan las sonrisas sinceras.
73.  El que yo creía que era el mejor examen que me había salido en Selectividad fue el peor. Pero lo aprobé.
74.  Tengo miedo a lo que el destino tiene deparado para mi.
75.  Sí, creo en el destino.
76.  Me he leído mi libro favorito un montón de veces y este verano me lo voy a volver a leer.
77.  Me gustan más los abrazos que los besos.
78.  El próximo curso iré a la universidad.
79.  Tengo muchas ganas, pero también me da un poco de miedo.
80.  Voy a echar de menos no poder tocar el piano cuando me pongo nerviosa.
81.  Aún hay gente que me dice que tendría que haber estado en un bachillerato de arte.
82.  Otras me recriminan que me haya metido en Educación infantil teniendo nota para otras carreras “mejores”.
83.  No les hago caso. Hago lo que me gusta y cumplo mi sueño.
84.  Uso tan poco el móvil que siempre lo tengo perdido
85.  Soy muy tímida, pero cuando cojo confianza soy muy payasa.
86.  A días de hoy me encantan mis ojos, aunque los veo un poco raros.
87.  Me encantan las zapatillas de deporte *-*
88.  Quiero conocer a alguien que cumpla los años el mismo día que yo.
89.  La gente se queda flipando cuando me pongo a rapear en inglés.
90.  Este año está siendo el mejor de mi corta vida por múltiples razones.
91.  Voy a cumplir unos cuantos sueños.
92.  Nunca he sido capaz de escribir un diario.
93.  Odio que la gente se queje de todo pero nunca haga nada por intentar cambiar una situación.
94.  Me encanta la mitología.
95.  Me encantan las fresas :3
96.  Pero odio el batido, el helado y las tartas de fresas.
97.  No he ido en todo el año a la EOI por falta de tiempo, pero he aprobado los exámenes.
98.  Mis mejores recuerdos son aquellos vividos en el Campamento de Cerro Muriano durante cuatro años.
99.  Escucho una canción la primera vez y la odio. Finalmente la vuelvo a escuchar y termina por gustarme.
100. Quiero volver a hacer Snowboard 

lunes, 23 de julio de 2012

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde...

¿Cuantas veces nos hemos infravalorado? ¿O no hemos creído en nosotros? En mi caso muchas. He sido de esas que piensa que no son lo suficientemente buenas, y que valgo mas bien poco. Pero muchas veces, me han infravalorado. Muchas, quizás demasiadas. En esos momentos me sentía perdida, no sabía que hacer ni que pensar. Quería cerrar puertas. Echar de mi vida a esos que no creyeron en mi, y que nunca me apoyaron. Pero... ¿Cómo hacerlo si a veces ni yo misma creía en mi? No entendía que tenía que renunciar a amistades y relaciones que yo creía verdaderas, pero que tan sólo me impedían avanzar en el camino. 

Y tienes que renunciar. A veces renunciar a alguien no significa que hayas dejado de quererlo, si no que en la película de tu vida ya tiene ningún papel de relevancia. Y aunque no quieres creer que eso es sí... lo es. Y quieres perdonar. Perdonar humillaciones, y mentiras que no tienen ni perdón. No quieres perder a esas personas que te dieron buenos momentos, aunque también te dieron los peores.

Pero no sirve de nada, ¿para que esperar a alguien que no está dispuesto a hacerlo por ti? ¿Para que perseguir continuamente un amor o una amistad que ya no tiene sentido? Duele cerrar puertas, pero más duele seguir con las mentiras. Pero recuerda que lo que no te mata te hace más fuerte, y ese dolor en la perdida te hace grande. Y quizás andes un tiempo a la deriva, sin rumbo, pero en esta vida todos lo tenemos... TODOS. Y al final lo encuentras. Y entonces te das cuenta de que todos tenían razón. Que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde, pero, ¿sabéis? Yo no creo que eso fuera así. Quizás mucho si que lo sabían, pero nunca pensaron que iban a perderlo. 

viernes, 13 de julio de 2012

:)

Hace poco más de un mes que me gradué. Me gradué en bachillerato, y aunque la persona que me mandó este texto lo sabía, me dijo que sería interesante que lo leyera. Estaba en lo cierto. Lo era. Había leído algunos fragmentos de este discurso anteriormente, pero nunca lo había leído entero. Y en ese momento, cuando lo leí, me di cuenta de lo que quería decirme, y se lo agradezco. Entre los dos, remarcamos algunas de las frases y momentos que más nos inspiraron.

Es un poco largo, y sé que a algunos os puede cansar. Pero enserio, merece la pena. No os desaniméis y llegar al final porque seguro que encontrareis algo, aunque sólo sea una frase que os marque.

Un beso enorme y espero que lo disfrutéis tanto como lo hice yo.






"Me siento honrado de estar con ustedes hoy en esta ceremonia de graduación en una de las mejores universidades del mundo. Yo nunca me licencié. La verdad, esto es lo más cerca que he estado de una graduación universitaria.

Hoy deseo contarles tres historias de mi vida. No es gran cosa. Sólo tres historias.

La primera trata de conectar puntos. 

Me retiré del Reed College a los seis meses y seguí yendo de modo intermitente otros 18 meses más antes de abandonar los estudios. ¿Por qué lo dejé? Comenzó antes de que yo naciera. Mi madre biológica era una joven estudiante de universidad, soltera, que decidió darme en adopción. Ella creía firmemente que debía ser adoptado por estudiantes graduados. Por lo tanto, todo estaba arreglado para que apenas naciera fuera adoptado por un abogado y su esposa; salvo que cuando nací decidieron en el último minuto que en realidad deseaban una niña. De ese modo, mis padres, que estaban en lista de espera, recibieron una llamada en medio de la noche preguntándoles: "Tenemos un niño no deseado; ¿lo quieren?". Ellos contestaron: "Por supuesto".

Cuando mi madre biológica se enteró que mi madre nunca se había graduado en la universidad y que mi padre tampoco tenía el graduado escolar se negó a firmar los papeles de adopción definitivos. Sólo cambió de parecer unos meses más tarde cuando mis padres le prometieron que algún día iría. A los 17 años fui a la universidad. Ingenuamente elegí una casi tan cara como Stanford y todos los ahorros de mis padres, de clase obrera, se fueron en la matrícula. Seis meses después yo no había sido capaz de apreciar el valor de su esfuerzo. No tenía idea de lo que quería hacer con mi vida y tampoco sabia si la universidad me ayudaría a deducirlo. Y ahí estaba yo, gastando todo el dinero que mis padres habían ahorrado durante toda su vida. Decidí retirarme y confiar en que todo iba a resultar bien. En ese momento fue aterrador, pero mirando hacia atrás es una de las mejores decisiones que he tomado. Prescindí de las clases obligatorias, que no me interesaban, y comencé a asistir irregularmente a las que sí consideraba interesantes.

No todo fue romántico. No tenía dormitorio, dormía en el suelo de las habitaciones de amigos, llevaba botellas de Coca Cola a los depósitos de 5 centavos para comprar comida y caminaba 11 kilómetros, cruzando la ciudad todos los domingos de noche, para conseguir una buena comida a la semana en el templo Hare Krishna. Me encantaba. La mayoría de cosas con las que tropecé, siguiendo mi curiosidad e intuición, resultaron ser posteriormente inestimables. Por ejemplo, en ese tiempo Reed College ofrecía quizás la mejor instrucción en caligrafía del país. Todos los afiches, todas las etiquetas de todos los cajones estaban bellamente escritos en caligrafía a mano en todo el campus. Como había abandonado el curso y no tenía que asistir a las clases normales, decidí tomar una clase de caligrafía para aprender. Aprendí de los tipos serif y san serif, de la variación en el espacio entre las distintas combinaciones de letras, de lo que hace que la gran tipografía sea lo que es. Era artísticamente hermoso, histórico, de una manera en que la ciencia no logra capturar, y lo encontré fascinante.
A priori, nada de esto tenía una aplicación práctica en mi vida. Diez años después, cuando estaba diseñando el primero ordenador Macintosh, todo tuvo sentido para mí. Y todo lo diseñamos en el Mac. Fue el primer ordenador con una bella tipografía. Si nunca hubiera asistido a ese único curso en la universidad, el Mac nunca habría tenido múltiples tipografías o fuentes proporcionalmente espaciadas. Y como Windows no hizo más que copiar a Mac, es probable que ningún PC la tuviese. Si nunca me hubiera retirado, nunca habría asistido a esa clase de caligrafía, y los ordenadores personales carecerían de la maravillosa tipografía que llevan. Por supuesto era imposible conectar los puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en la universidad. Sin embargo, fue muy, muy claro mirando hacia el pasado diez años después.

Reitero, no pueden conectar los puntos mirando hacia el futuro; solo pueden conectarlos mirando hacia el pasado. Por lo tanto, tienen que confiar en que los puntos, de alguna manera, se conectarán en su futuro. Tienen que confiar en algo, lo que sea. Nunca he abandonado esta perspectiva y es la que ha marcado la diferencia en mi vida.

La segunda historia es sobre amor y pérdida. 

Fui afortunado, porque descubrí pronto lo que quería hacer con mi vida. Woz y yo comenzamos Apple en el garaje de mis padres cuando tenía 20 años. Trabajamos duro y en 10 años Apple había crecido a partir de nosotros dos en un garaje, transformándose en una compañía de dos mil millones con más de 4,000 empleados. Recién habíamos presentado nuestra más grandiosa creación -el Macintosh- un año antes y yo recién había cumplido los 30.

Luego me despidieron. ¿Cómo te pueden despedir de una compañía que fundaste? Bien, debido al crecimiento de Apple contratamos a alguien que pensé que era muy talentoso para dirigir la compañía conmigo. Los primeros años las cosas marcharon bien. Sin embargo, nuestras visiones del futuro empezaron a desviarse y finalmente tuvimos un encontronazo. Cuando ocurrió, la Dirección lo respaldó a él. De ese modo a los 30 años estaba afuera. Y muy publicitadamente fuera. Había desaparecido aquello que había sido el centro de toda mi vida adulta. Fue devastador. Por unos cuantos meses, realmente no supe qué hacer. Sentía que había decepcionado a la generación anterior de empresarios, que había dejado caer el testimonio cuando me lo estaban pasando. Me encontré con David Packard y Bob Noyce e intenté disculparme por haberlo echado todo a perder tan estrepitosamente. Fue un absoluto fracaso público e incluso pensaba en alejarme del valle [del silicio, California]. No obstante, lentamente comencé a entender algo. Todavía amaba lo que hacía. El revés ocurrido con Apple no había cambiado eso ni un milímetro. Había sido rechazado, pero seguía enamorado. Y decidí empezar de nuevo.

En ese entonces no lo entendí, pero ser despedido de Apple fue lo mejor que podía haberme pasado. La pesadez de tener éxito fue reemplazada por la iluminación de ser un principiante otra vez. Me liberó y entré en una de las etapas más creativas de mi vida. Durante los siguientes cinco años, fundé una compañia llamada NeXT, otra empresa llamada Pixar, y me enamoré de una asombrosa mujer que se convirtió en mi esposa. Pixar continuó y creó la primera película en el mundo animada por ordenador, Toy Story, y ahora es el estudio de animación de más éxito a nivel mundial. En un notable giro de los hechos, Apple compró NeXT, regresé a Apple y la tecnología que desarrollamos en NeXT constituye el corazón del actual renacimiento de Apple.

Con Laurene tenemos una maravillosa familia. Estoy muy seguro de que nada de esto habría sucedido si no me hubiesen despedido de Apple. Fue una amarga medicina, pero creo que el paciente la necesitaba. En ocasiones la vida te golpea con un ladrillo en la cabeza. No pierdan la fe. Estoy convencido que lo único que me permitió seguir fue que yo amaba lo que hacía. Tienen que encontrar lo que aman. Y eso es tan válido para el trabajo como para el amor. El trabajo llenará gran parte de sus vidas y la única manera de sentirse realmente satisfecho es hacer aquello que crean que es un gran trabajo. Y la única forma de hacer un gran trabajo es amar lo que se hace. Si todavía no lo han encontrado, sigan buscando. No se detengan. Al igual que con los asuntos del corazón, sabrán cuándo lo han encontrado. Y al igual que cualquier relación importante, mejora con el paso de los años. Así que sigan buscando. Y no paren.

La tercera historia es sobre la muerte. 

Cuando tenía 17 años leí una cita que decía algo parecido a "Si vives cada día como si fuera el último, es muy probable que algún día hagas lo correcto". Me impresionó y en los últimos 33 años, me miro al espejo todas las mañanas y me pregunto: "Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que estoy a punto de hacer?" Y cada vez que la respuesta ha sido "no" varios días seguidos, sé que necesito cambiar algo.

Recordar que moriré pronto constituye la herramienta más importante que he encontrado para tomar las grandes decisiones de mi vida. Porque casi todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo el temor a la vergüenza o al fracaso todo eso desaparece a las puertas de la muerte, quedando solo aquello que es realmente importante. Recordar que vas a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay ninguna razón para no seguir a tu corazón.

Casi un año atrás me diagnosticaron cáncer. Me hicieron un escáner a las 7:30 de la mañana y claramente mostraba un tumor en el páncreas. ¡Ni sabía lo que era el páncreas! Los doctores me dijeron que era muy probable que fuera un tipo de cáncer incurable y que mis expectativas de vida no superarían los seis meses. El médico me aconsejó irme a casa y arreglar mis asuntos, que es el código médico para prepararte para morir. Significa intentar decir a tus hijos todo lo que pensabas decirles en los próximos 10 años, en unos pocos meses. Significa asegurarte que todo esté finiquitado de modo que sea lo más sencillo posible para tu familia. Significa despedirte.

Viví con ese diagnóstico todo el día. Luego por la tarde me hicieron una biopsia en que introdujeron un endoscopio por mi garganta, a través del estómago y mis intestinos, pincharon con una aguja el páncreas y extrajeron unas pocas células del tumor. Estaba sedado, pero mi esposa, que estaba allí, me contó que cuando examinaron las células en el microscopio, los doctores empezaron a llorar porque descubrieron que era una forma muy rara de cáncer pancreático, curable con cirugía. Me operaron y ahora estoy bien. Es lo más cerca que he estado a la muerte y espero que sea lo más cercano por unas cuantas décadas más.

Al haber vivido esta experiencia, puedo contarla con un poco más de certeza que cuando la muerte era puramente un concepto intelectual: Nadie quiere morir. Incluso la gente que quiere ir al cielo, no quiere morir para llegar allá. La muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y es como debe ser porque la muerte es muy probable que sea la mejor invención de la vida. Es su agente de cambio. Elimina lo viejo para dejar paso a lo nuevo. Ahora mismo, ustedes son lo nuevo, pero algún día, no muy lejano, serán los viejos. Y serán eliminados. Lamento ser tan trágico, pero es cierto. Su tiempo tiene límite, así que no lo pierdan viviendo la vida de otra persona. No se dejen atrapar por dogmas, no vivan con los resultados del pensamiento de otras personas. No permitan que el ruido de las opiniones ajenas silencie su voz interior. Y más importante todavía, tengan el valor de seguir su corazón e intuición, porque de alguna manera ya saben lo que realmente quieren llegar a ser. Todo lo demás es secundario.

Cuando era joven, había una asombrosa publicación llamada The Whole Earth Catalog, una de las biblias de mi generación. Fue creada por un tipo llamado Steward Brand no muy lejos de aquí, en Menlo Park, y la creó con un toque poético. Fue a finales de los 60, antes de los ordenadores personales y de la edición mediante microcomputadoras. Se editaba usando máquinas de escribir, tijeras y cámaras Polaroid. Era como Google en tapas de cartulina, 35 años antes de que apareciera Google. Era idealista y rebosante de hermosas herramientas y grandes conceptos. Steward y su equipo publicaron varias ediciones del The Whole Earth Catalog y luego, cuando seguía su curso normal, publicaron la última edición. Fue a mediados de los 70 y yo tenía su edad. En la contraportada de la última edición, había una fotografía de una carretera en medio del campo a primera hora de la mañana, similar a una en la que estarían haciendo dedo si fueran así de aventureros. El pie de foto decía: "Sigan hambrientos. Sigan alocados". Fue su mensaje de despedida. Siempre lo he deseado para mí. Y ahora, cuando están a punto de graduarse para empezar de nuevo, es lo que les deseo. Sigan hambrientos. Sigan alocados".

Gracias"


DISCURSO DE STEVE JOBS EN LA UNIVERSIDAD DE STANFORD (2005)

martes, 10 de julio de 2012

Es un anuncio, pero merece la pena verlo.

Hace tiempo que vi este anuncio de casualidad. Supongo que al igual que la mayoría de los mortales a la hora de los anuncios mi mando está que hecha humo (y es que todas las cadenas se ponen de acuerdo para poner los anuncios a la misma hora -.-") y es tela de aburrido tirarse quince eternos minutos viendo anuncios aburridos que para nada me interesan.

Pero aquel día dejé los anuncios. Y apareció uno que me llamó la atención especialmente. Fue éste. Espero que lo veáis porque por lo menos a mi me parece muy muy bonito.  






“Hay días en que uno no se levanta con ganas de sonreír y, mucho menos de hacer sonreír a los demás. Esos días donde la realidad parece tener un solo punto de vista: el negativo. No es falta de inspiración, es el mal rollo que alguien te contagia o esa sensación de que el mundo ya no está para bromas. En esos días los que trabajamos intentando hacer sonreír a este país tenemos un pacto: sin previo aviso y sin que nadie se de cuenta, al primer síntoma de que el malhumor nos está ganando la batalla nos encontramos allí donde algunos dicen que el Maestro descansa. Nos damos ánimos, que “si estás más delgado”, que “si tú estás más joven”, “a ti te está creciendo el pelo”, “si estás más gracioso”. Nos contamos algunos chistes que conocemos de memoria, pero fingimos reírnos como si fuera nuestra primera vez. Y así pasamos el rato, hasta que finalmente alguien hace la pregunta:
“Maestro, ¿se puede ver cada día el lado bueno de todo con la que está cayendo?”



Que nada nos quite nuestra manera de disfrutar la vida



sábado, 7 de julio de 2012

Como cada sábado...

... empezó su rutina. Una ducha bien caliente. Primero éste champú, después este acondicionador, ahora me tengo que echar ésto y después lo otro. Sale de la ducha. Su piel tersa y brillante es recorrida por pequeñas gotas de agua. Se envuelve el cabello en una toalla vieja, y se tapa el cuerpo con su albornoz rosa. Se mira en el espejo y se encuentra con esa mirada apagada que día tras día luce. Aún con el albornoz sube a su cuarto y empieza a preparase. Fiesta. De nuevo una fiesta en la que sus caros vestidos llamarán la atención incluso más que ella misma. ¡Qué estúpida! Quizás todo lo que le está pasando es culpa suya y de nadie más. Se coloca la ropa interior y se dirige al cuarto de baño. Enchufa el secador y con rapidez se seca el pelo. De nuevo en su cuarto. Abre el armario y se coloca ese vestido tan mono que compró hace tan sólo unos días, junto a unos tacones ideales que una de sus amigas ha decidido dejarle para la ocasión. Sus pendientes brillan en sus diminutas orejas. Saca su estuche de maquillaje y se pinta. Quizás un maquillaje algo recargado. Se cepilla el pelo con suavidad y se coloca una diadema.

Riiiiiiiiiiiiiiiiiiing. El timbre ha sonado. Quizás sea su mejor amigo, y ella entusiasmada se mira nuevamente en el espejo para ver que todo está perfecto. Baja las escaleras. Sí, es él.

-¿Voy bien?
-Algo desnuda

No ha entendido esa frase. ¿Que habrá querido decir?

-No sé a que te refieres con eso.
-Es muy sencillo. Nadie está completamente vestido hasta que su cara es surcada por una sonrisa verdadera. Por muchos vestidos caros que lleves, peinados monos que te hagas o joyas que luzcas tu sonrisa brillará más que todo lo demás.


jueves, 5 de julio de 2012

Un poco de música ^^

¡Hola! Últimamente me escasea un poco el tiempo. Pretendía llevar un veranito relajado pero la verdad es que está siendo todo lo contrario. Para variar, hoy no tengo mucho tiempo. Tengo muchas ideas en mi cabeza y lo cierto es que me voy a poner a escribir, o por lo menos voy a intentarlo si el tiempo me lo permite, pero mientras tanto os dejo con un poco de música.

Espero que os guste.

1.Aunque tú no lo sepas. 




2. Antes de que cuente diez.



3. Que nadie






martes, 3 de julio de 2012

Gracias.


Hola, hola caracola.
Parece que fue ayer cuando empecé con este blog. No hace mucho, eso es cierto, tan sólo un mes y medio. Es poquito tiempo, lo sé. Pero, ¿sabéis? Ustedes, queridos seguidores y visitantes, habéis convertido este tiempo en miles de sonrisas, que de no ser por este blog nunca se hubieran dibujado en mi cara.
GRACIAS.
 Gracias a todo aquel, que para bien o para mal, me ha dado ánimos para seguir con este blog. Para mi es muy grande lo que estas grandes personitas pueden remover en mi con sus ánimos. Gracias de todo corazón.
Gracias a aquellos que con sus comentarios y sugerencias me ayudan a mejorar cada día.
Gracias a esas personitas tan presentes en mi vida que con sus sonrisas, lágrimas, momentos y recuerdos han conseguido que me pusiera a escribir (ellos me dicen que ya era hora, que eran muchos años de lucha). Gracias por hacerme ver que aunque este puede ser un camino difícil, te puede dar miles y miles de alegrías.
Gracias a aquellos que con sus visitas desde cualquier parte del mundo me han hecho una visita y han conseguido hacerme sonreír.
Gracias a todos aquellos que con sus comentarios me animan a seguir. A mi me da mucha vergüenza esto de publicar mis textos (los que me conocen lo saben) pero todos vosotros habéis conseguido con vuestros comentarios que día tras día vuelva aquí para dejaros otra parte de mí. En ocasiones, cuando me desanimo vuelvo a leer los comentarios recibidos por vosotros y es increíble, pero consiguen devolverme las ganas de publicar algo.


Enserio, gracias. Nunca sabré agradecéroslo lo suficiente.

Un consejo para aquellos que como me ocurría a mi nunca se hayan embarcado en una aventura como ésta. Hacerlo. Puede que al principio las cosas no salgan bien, que os desaniméis y queráis dejarlo. No lo hagáis. Seguid adelante porque el que siembra, termina recogiendo y vosotros recogeréis miles de sonrisas y momentos inolvidables tal y como estoy haciendo yo.

Miles de besos, abrazos, y buenos deseos para todos. Sois muy grandes.

Os quiere esta simple bloggera. 




El problema es olvidar


-Vamos, hace meses que se fue. ¿Vas a estar así toda tu vida?
-No lo sé, amiga.
-¿Por qué no lo olvidas? Hay miles de chicos esperándote ahí fuera. Rubios, morenos, pelirrojos, altos, bajos, simpáticos, cariñosos… El mundo no termina con su marcha. Olvídalo.
-Si todo fuera tan fácil… ¿Sabes? Quiero olvidarlo y lo he intentado miles de veces. He intentado borrar esa estúpida sonrisa, sus “te quiero”, sus caricias, besos, nuestros piques y nuestras bromas. Todo, he pretendido borrarlo absolutamente todo. He intentado hacerme creer que todo ha sido un sueño, y que he despertado. Que esas noches al teléfono nunca existieron, y que él nunca estuvo a mi lado. Que sus ojos nunca brillaron por mi, y que nunca se detuvieron dos segundos a mirar lo feliz que era.
-¿Y entonces? Llegados a este punto, ¿qué problema hay?
-Que todo ha sido en vano. El problema está en que querer olvidar a alguien, significa estar condenado a recordarlo eternamente. Ese es el problema.