Seguidores

sábado, 19 de mayo de 2012

Un pequeño caos...

Sí, lo admito, soy un pequeño caos. A veces puedo ser algo bipolar, pasando en dos segundos de estar en el cielo a estar en el suelo. Me aburre lo común, amo lo diferente. Quizás no sea el prototipo de chica perfecta, pero, ¿acaso me importa? Soy feliz, no necesito serlo.Soy de las que tropieza dos veces con la misma piedra, y me atrevería decir que hasta tres. Me enfado con facilidad, pero mis berrinches no duran más de dos segundos. Soy rubia, pero no tengo un pelo de tonta. Nunca paró de soñar, no importa si estoy dormida o despierta. Creo en las casualidades, el destino y todo ese tipo de tonterías. También creo en las segundas oportunidades, pero no en que todo el mundo las merezca. Odio las despedidas, pero me encantan los "hasta luego".  No necesito grandes regalos, sino pequeños detalles. Estoy segura de que no podría vivir sin música o sin tocar el piano para relajarme un poco. Soy muy tímida, aunque a veces me desmeleno un poco. Pero sobretodo soy yo misma. Esa que le importa bien poco lo que le digan los demás. Esa que nunca se cansa de sonreír, de soñar, de cantar, de gritar, de bailar, de jugar con los niños pequeños y hacerlos reír. Soy un desastre, puro nervio, me cuesta relajarme y un agobio continuo. Sí, así soy yo. Y sí de algo estoy segura es de que me encanta serlo, y que no voy a cambiar. Quiero seguir siendo esa, quiero seguir siendo un pequeño caos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario