Seguidores

miércoles, 23 de mayo de 2012

Rota

Sí, lo sé. Llorar es de humanos, pero no es plato de buen gusto para nadie que le vean derramar una simple lágrima. Débil, te ves débil, quizás demasiado. El simple hecho de que alguien te vea llorar te hace sentirte pequeña,  indefensa, estúpida, vulnerable, quizás algo tonta. Crees que tú dolor es único, que nadie ha sufrido jamás lo que tú estás sufriendo en ese momento. Prefieres ocultarlo. Fingir que no te afecta lo que piensen de ti, que por mucho que te fallen tú sigues tan bien como siempre o que el daño hecho ya esta olvidado. Prefieres disimularlo, esconderlo en algún rincón del ático de tu corazón. Interpretas el papel de la chica feliz, de la que no tiene problemas, de la que es muy fuerte... pero en verdad todo es eso, un simple papel. Realmente tú estás rota, y aunque te cueste reconocerlo, tu corazón hecho añicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario