Seguidores

jueves, 31 de mayo de 2012

.

Cuesta admitirlo, pero en esta vida todo tiene principio y final. Y aunque nos joda, después de eso nada volverá a ser igual....

miércoles, 23 de mayo de 2012

Rota

Sí, lo sé. Llorar es de humanos, pero no es plato de buen gusto para nadie que le vean derramar una simple lágrima. Débil, te ves débil, quizás demasiado. El simple hecho de que alguien te vea llorar te hace sentirte pequeña,  indefensa, estúpida, vulnerable, quizás algo tonta. Crees que tú dolor es único, que nadie ha sufrido jamás lo que tú estás sufriendo en ese momento. Prefieres ocultarlo. Fingir que no te afecta lo que piensen de ti, que por mucho que te fallen tú sigues tan bien como siempre o que el daño hecho ya esta olvidado. Prefieres disimularlo, esconderlo en algún rincón del ático de tu corazón. Interpretas el papel de la chica feliz, de la que no tiene problemas, de la que es muy fuerte... pero en verdad todo es eso, un simple papel. Realmente tú estás rota, y aunque te cueste reconocerlo, tu corazón hecho añicos.

Duro, quizás demasiado.


A veces las cosas terminan. Y lo duro no llega cuando algo se termina… no. En ese momento te haces la fuerte, te haces creer que eres feliz, que por mucho que eches de menos a esa persona tu vida sigue, te juras y te perjuras que tú no vas a llorar… pero todo es en vano.
A medida que van pasando los minutos te das cuenta de que no. De que si que la echas de menos, y que vas a derramar ríos de lágrimas por ella. ¿Qué harás ahora? ¿Quién estará ahí para apoyarte en tus días tristes? ¿Quién te dará un abrazo o un beso cuando más lo necesites? ¿Con quien compartirás tus logros y victorias? ¿Quién te devolverá la sonrisa? Un sinfín de preguntas con “que” y “quien”… y a cual de ellas más dolorosa. Preguntas sin respuestas Preguntas cargadas de angustia y dolor. Sin embargo, todavía hay algo que duele mucho más que esas preguntas. Aunque parezca casi imposible lo hay. En ese preciso instante en el que te pares a pensar si esa persona habrá encontrado a alguien  mejor,  o si te echa de menos… justo entonces… tu corazón habrá quedado hecho añicos, y tú con él. 

martes, 22 de mayo de 2012

Aprendí...descubrí...vi...

Aprendí que grandes amigos, pueden volverse grandes desconocidos. Que nada es para siempre, y que tarde o temprano te das de bruces con una realidad totalmente distinta a la que imaginabas. Que no existen los cuentos de hadas y que la vida no es de color de rosa. Que quien no arriesga, no gana y quien no lucha, no vence. Descubrí que el que la sigue la consigue, y que no existe la felicidad plena y constante. Me di cuenta de que en esta vida nada es fácil, pero que es eso mismo lo que le da valor a la vida. Que hay que superarse y reinventarse cada día para no quedar relegado. Que quien hoy te quiere, mañana te odia y quien hoy te odia, mañana te quiere. Que entre la vida y la muerte tan sólo hay un hilo que puede hacer crack en cualquier momento. Que las sonrisas son la mejor medicina, y las lágrimas el mejor desinfectante. Vi que de nada servía comerme la cabeza, cuando podía comerme el mundo. Que las caídas me sirvieron para coger impulso y levantarme con más fuerza. Aprendí que no es malo equivocarse, sino no aprender de la equivocación. Que el amor empieza por quererse a uno mismo. Y lo más importante, asimilé que la vida es demasiado compleja para ser comprendida, por lo que nuestro papel se resume a vivir. Porque si tu no vives tú vida, ¿quién la va a vivir por ti?

:)

Donde se ponga una buena sonrisa que se quite el maquillaje ...

lunes, 21 de mayo de 2012

¿Amigo?


Hoy en día la gente va por la calle diciendo: “Aquel es mi amigo” o “A esa la conozco yo”. ¿Perdón? ¿Estás seguro? Creo que te equivocas. Ser amigo de una persona no es saber si le gusta el pop o el rock, o si le gusta más la pizza o la hamburguesa. Que no conoces a una persona por tenerlo en alguna red social, o saber si le gusta lo picante o lo dulce. Conocer a alguien es saber en cada momento lo que está pensando nada más que por sus gestos, es saber su estado de ánimo por el brillo de sus ojos, o saber cómo de mal lo esta pasando por el tono de su voz. Ser amigo de una persona es saber cogerle la mano y decirle “Aquí estoy yo” en el momento adecuado, es estar a su lado aunque el mundo le dé de lado, o hacerlo sonreír de nuevo cuando de sus ojos sólo quieran brotar lágrimas. A fin de cuentas todo el mundo puede saber esas cosas superficiales, pero no todos pueden ver lo que hay en el interior.

¿Sabes?...

¿Sabes? Creo que hay una manera de echar de menos a alguien sin necesidad de estar lejos. Una manera que hace mucho daño. Algo que te quema por dentro, algo punzante que te pincha. Algo que te corta, como filos de cuchillos. Si, irreversiblemente es algo por lo que llorar. Es algo que te hace saber que está ahí enfrente de ti pero nunca lo tendrás y por eso mismo lo echas más de menos.  Definitivamente es la peor manera de extrañar.

sábado, 19 de mayo de 2012

Perfección = inalcanzable

El problema de esta vida es que la gente se empeña en buscar la perfección, sin darse cuenta que ni existe. La vida es un continuo camino de imperfecciones, y nunca dejará de serlo. No hay una meta que nos esté esperando al final del camino, no hay trofeos, ni tampoco hay medallas. La vida es aprendizaje y una lucha por mejorar, lo que ésta nos brinda es la oportunidad de ir por su sendero, imperfecto cómo todo en esta vida, y descubrir que llegues a donde llegues nunca habrá una meta esperándote. Nunca hay metas, ni las hubo, ni las habrá. Las metas y los límites los imponemos nosotros mismos.

Esto es cómo los sueños. Hay miles y miles de soñadores.Y eso es un peligro. Hay soñadores que luchan por sus sueños, pero otros ni lo intentan. Para estos la vida es una frustración, ya que ven que nunca lograrán lo que un día creyeron que tendrían en un futuro, y a partir de ese momento su vida se convierte en un sinsentido. Pues con los perfeccionistas ocurre lo mismo. ¿De qué sirve buscar lo perfecto? No lo vas a encontrar. Ese camino sólo te llevara a decepciones, frustración, angustia... No tiene sentido buscar algo que no existe. Es mejor relajarse, disfrutar y aprender de los errores... Saber que también es bueno vivir con imperfecciones.

...

Afortunado es aquel que a pesar de las dificultades saber salir adelante. 

Un pequeño caos...

Sí, lo admito, soy un pequeño caos. A veces puedo ser algo bipolar, pasando en dos segundos de estar en el cielo a estar en el suelo. Me aburre lo común, amo lo diferente. Quizás no sea el prototipo de chica perfecta, pero, ¿acaso me importa? Soy feliz, no necesito serlo.Soy de las que tropieza dos veces con la misma piedra, y me atrevería decir que hasta tres. Me enfado con facilidad, pero mis berrinches no duran más de dos segundos. Soy rubia, pero no tengo un pelo de tonta. Nunca paró de soñar, no importa si estoy dormida o despierta. Creo en las casualidades, el destino y todo ese tipo de tonterías. También creo en las segundas oportunidades, pero no en que todo el mundo las merezca. Odio las despedidas, pero me encantan los "hasta luego".  No necesito grandes regalos, sino pequeños detalles. Estoy segura de que no podría vivir sin música o sin tocar el piano para relajarme un poco. Soy muy tímida, aunque a veces me desmeleno un poco. Pero sobretodo soy yo misma. Esa que le importa bien poco lo que le digan los demás. Esa que nunca se cansa de sonreír, de soñar, de cantar, de gritar, de bailar, de jugar con los niños pequeños y hacerlos reír. Soy un desastre, puro nervio, me cuesta relajarme y un agobio continuo. Sí, así soy yo. Y sí de algo estoy segura es de que me encanta serlo, y que no voy a cambiar. Quiero seguir siendo esa, quiero seguir siendo un pequeño caos.